San Francisco Solano

el .

La Provincia Bética celebra, el 14 de julio, a uno de sus grandes hermanos: San Francisco Solano. Nació en Montilla (Córdoba) en 1549. A los 20 años tomó el hábito franciscano, siendo elocuente predicador popular y apóstol entre los enfermos y encarcelados. Para huir de la veneración del pueblo, pidió ir como misionero a África, pero la obediencia le llevó a América. Desembarcó en Cartagena de Indias, Colombia y fue hasta Panamá y la atravesó a pie para llegar a las costas del Pacífico. Posteriormente llegó a Perú, donde ese convirtió en padre de todos. Desde Lima fue trasladado a Tucumán (Argentina). Pacificador, defensor, evangelizador y civilizador de los indios, suscitaba conmoción entre las gentes verle atravesar pueblos y ciudades con el crucifijo en la mano. Se le llama el Apóstol de América del Sur y murió en Lima en 1610, mientras los frailes, a petición suya, cantaban el credo.