Imprimir

San Francisco Solano

el .

La Provincia Bética celebra, el 14 de julio, a uno de sus grandes hermanos: San Francisco Solano. Nació en Montilla (Córdoba) en 1549. A los 20 años tomó el hábito franciscano, siendo elocuente predicador popular y apóstol entre los enfermos y encarcelados. Para huir de la veneración del pueblo, pidió ir como misionero a África, pero la obediencia le llevó a América. Desembarcó en Cartagena de Indias, Colombia y fue hasta Panamá y la atravesó a pie para llegar a las costas del Pacífico. Posteriormente llegó a Perú, donde ese convirtió en padre de todos. Desde Lima fue trasladado a Tucumán (Argentina). Pacificador, defensor, evangelizador y civilizador de los indios, suscitaba conmoción entre las gentes verle atravesar pueblos y ciudades con el crucifijo en la mano. Se le llama el Apóstol de América del Sur y murió en Lima en 1610, mientras los frailes, a petición suya, cantaban el credo.

Imprimir

50 Aniversario de la Ordenación sacerdotal

el .

El sábado, 12 de julio, Fr. Luis Blanco Arias celebró el 50 Aniversario de su ordenación sacerdotal. El Santuario de Ntra. Sra. de Loreto no podía coger a más gente: familiares de Luis Blanco, frailes venidos de distintas Casas de la Provincia y multitud de amigos que han acompañado a Fr. Luis en su buen hacer en la Comisaría de Tierra Santa. Después de renovar las promesas sacerdotales subió al altar para concelebrar con el Ministro provincial, Fr. Joaquín Domínguez Serna, que presidió la Eucaristía.

Imprimir

Un retiro de espíritu abierto

el .

Los alumnos de Turismo del taller de empleo de Espartinas organizan visitas guiadas al Monasterio de Nuestra Señora de Loreto para dar a conocer el valioso patrimonio que alberga.

Fuente: Diario de Sevilla

Hace 36 años, Fray Lucas llegó al Monasterio de Nuestra Señora de Loreto, en Espartinas, procedente de Las Palmas de Gran Canaria para iniciar su formación. Tras un periplo por distintos monasterios de la geografía española, hace siete años volvió a recalar en esta abadía del Aljarafe como guardián de la misma. Con él habitan en el edificio 18 frailes, que van de los 22 a los 92 años.